VER CATEGORÍAS

Últimas entradas del blog

La Historia del Perfume

40 Visitas

¿Cuál fue el origen de los perfumes?

La teoría más afirmada hasta la actualidad, es que los aromas fueron descubiertos gracias al importante descubrimiento del fuego, en el que los que vivían en aquellos años de la prehistoria tomaron la decisión de quemar elementos naturales, como la madera o la resina, dando como resultado el desprendimiento de aromas que surgían de éstas materias primas y de los que tanto los hombres como las mujeres disfrutaban de sus olores tan peculiares hasta el momento.

Respecto a la morfología de la palabra, proviene del latín per-fumum, que significa ‘por o a través del humo’.

Pero, ¿dónde exactamente se originó el perfume? ¿Cuándo comenzó su tendencia? Los primeros indicios del uso del perfume como aromatizante se remontan al antiguo Egipto y a Mesopotamia, dos territorios que crecieron destacando como grandes ciudades. En Egipto, la civilización utilizaba el aroma de las materias primas para aromatizar las tumbas y sepulcros de los fallecidos, mientras que en Mesopotamia, concretamente las mujeres, comenzaron con la creación de uno de los productos más cotidianos de la actualidad.

¿Interesante, verdad? Continúa leyendo porque ‘La historia del Perfume’ no ha hecho más que empezar.


El inicio de la historia del perfume en Egipto y Mesopotamia



Mesopotamia, allá por el año 3500 a.C, vivía la civilización conocida como los sumerios, una civilización que destacaba por ser la más avanzada de la época, entre otras cosas por la escritura, sus canales, la agricultura y como no, los perfumes. En el 1200 a.C, época que coincidía con el reinado de Tukulti-Ninurta, se encontró una tabla en Mesopotamia, cuyo contenido desvelaba el nombre de la primera perfumista, Tapputi-Belatekallim. Dicha creadora, logró introducir sus fragancias como elementos medicinales.

A su misma vez, la historia del perfume en Egipto es clave, debido a que su influencia sentará las bases del principio de la perfumería en Europa, sobre todo en occidente. Los egipcios ya conocían algunas de las técnicas para la creación de las fragancias, como el enflorado, la maceración en aceite o la extracción por presión. No obstante, no eran conocedores de la destilación.

¿Para que solían usar los perfumes los egipcios? Entre otras cosas, los perfumes eran utilizados para las ceremonias religiosas. Los sacerdotes empleaban al día tres tipos de perfumes distintos (según si era al amanecer, al mediodía o al anochecer). También los utilizaban para ritos funerarios y la momificación. Otra de sus funciones era su aplicabilidad para el embalsamiento de los cadáveres.

Como dato curioso, las mujeres posicionadas en la alta sociedad, solían colocarse un perfume, cuyo recipiente con forma cónica y con grasa impregnada, iba liberando el olor con el calor corporal y con el paso del tiempo.


Los indicios de la historia del perfume en India y China

La historia del perfume en India y China no tardó en iniciar poco después que la egipcia o la mesopotámica. En la India, desde el 3300 a.C hasta el 1300 a.C, se destilaba una fragancia natural, pura y sin alcohol, llamada ‘ittar’. A dicha fragancia se le aplicaban distintos usos, pero sobre todo para fines medicinales. La China destacó en su perfumería las famosas ‘bolsitas perfumadas’. Se trata de unos saquitos pequeños de tela o de hilo de oro, cuyo interior contiene hierbas aromáticas. ¿Lo más curioso? A día de hoy, todavía no se conoce el origen de estos saquitos, aunque existen varias teorías, la mayoría marcadas por creaciones artísticas pintorescas.


El Origen del Perfume en Grecia



¿Os suena el nombre de Alejandro Magno? Bien, pues este conquistador fue quién guió a Grecia a invadir con éxito Egipto. De esta manera, se establecieron lazos comerciales desde la India hasta el resto de Europa. Éstos enlaces permitieron conseguir las materias primas y las elaboraciones necesarias para producir perfumes e iniciar así la historia del perfume en Grecia.

Por aquél entonces, el país heleno basaba su cultura en el culto al cuerpo, donde el perfume termina teniendo sobre éste una gran relevancia. Los griegos cedían como autor del origen del perfume a los dioses, puesto que éstas fragancias relucían en la belleza y además tenían propiedades curativas.

Hipócrates, considerado el padre de la medicina, introdujo como novedad lo que hoy conocemos como aromaterapia, además de los baños perfumados, para sanar algunas dolencias.

Los griegos perfumaban las estatuas de los dioses, así como los cuerpos de mujeres y de los atletas. Algunas de las referencias del perfume sobre los dioses son atribuidas a la diosa Afrodita, diosa del amor, la belleza y la fertilidad, a la cual se le atribuyen las rosas blancas y rojas.

Como curiosidad, los griegos guardaban los perfumes en frascos y vasijas, consideradas un importante vestigio del arte griego, y los cuales se pueden observar hoy en algunos museos del mundo.



La Veloz Introducción del Perfume en la vida cotidiana de Roma



En el último siglo a.C, Roma invadió el territorio griego, logrando la expansión de su imperio, y a su vez el imperio del perfume. A Roma le gustó la cultura griega en todos sus aspectos, por lo que en el caso del perfume no iba a ser diferente. La historia del perfume en Roma comienza ya con una rápida introducción en la vida cotidiana de las personas. Se convirtió en un básico del aseo personal.

Aún sin conocer la destilación, se avanzó mucho en las técnicas de elaboración y conservación de los perfumes. Además, se elaboró un registro botánico acerca de los olores aromáticos y las materias primas. La materia prima que más triunfó fue el Bálsamo de Judea, una resina oleosa que fue muy codiciada debido a su escasez. Surgió también aquí el primer gremio perfumista, los llamados “ungüentarii”, quienes componían tres tipos de perfumes: sólidos, líquidos y empolvados.


La Comercialización del Perfume en Oriente

La historia del perfume en Oriente tuvo un papel fundamental para el desarrollo y comercialización del perfume como producto. La región imperial de Persia ocupaba un territorio muy extenso a lo largo de Oriente Medio, al igual que el imperio Bizantino. Ambos imperios, fueron cruciales para un mayor desarrollo y popularidad del producto.


Persia y Oriente Medio

El imperio persa surgió en el siglo VI a.C por la unión de una gran cantidad de pueblos a lo largo de Oriente Medio. El imperio se consagró como una zona estratégica de comercialización, el cual se enriqueció, entre otros productos, por el transporte y la venta de diferentes esencias y aceites. Algunos de los ingredientes que componen los perfumes que utilizamos a día de hoy, se comercializaban en Oriente Medio, como por ejemplo la mirra, el incienso o la madera de cedro.


El Imperio Bizantino

A la vez que se producía el desarrollo comercial en Persia, en el mismo Oriente, el imperio Bizantino continuó su expansión territorial, a la vez que el islam se comenzó a difundir con rapidez. El perfume se llegó a popularizar más que en la propia Roma y el resto de Europa. Esto venía ligado tanto por su cercanía al imperio Persio como por el descubrimiento de nuevos aromas extraídos del ámbar gris y el almizcle, entre otros.


El Desarrollo del Perfume y los Árabes



Para conocer la historia del perfume y los árabes es importante mencionar al filósofo y médico árabe Avicena, quién en el siglo X, introdujo en el mundo musulmán el agua de rosas, un elemento de simbología de pureza para el pueblo musulmán y que además se utilizaba para aromatizar los hogares.

Los árabes fueron quienes desarrollaron la técnica de destilación y quienes introdujeron la alquimia al perfume, la esencia que facilitaría la extracción del alcohol para la base del perfume y que atraería a cada vez a un mayor número de masas, sobre todo de la clase alta de Europa occidental en la Edad Media.

Con la llegada de los árabes a España, la difusión del perfume en Occidente ya quedó marcada, o por lo menos, consiguió llegar hasta Francia, donde su industrialización y comercialización se disparó desde un primer momento. Después de que fuesen expulsados los musulmanes, a los que se dedicaban a la perfumería se les permitió permanecer en el territorio hispano para que compartieran los secretos acerca de los perfumes.


La historia del perfume entra en España

Como mencionamos anteriormente, cabe recordar que los árabes impulsaron el mundo del perfume en Occidente a raíz de su introducción y estancia en la península Ibérica. Por lo que la historia del perfume en España viene dada desde hace muchos siglos atrás. A partir de su inicio en Occidente a través de la península, el mundo del perfume se impulsó en el resto de Europa occidental.

Una vez expulsados los árabes del territorio peninsular, algunos perfumistas árabes permanecieron en las tierras españolas para así fomentar las técnicas y procesos de elaboración del perfume y que los secretos de oriente quedaran expuestos al resto de España, y por consecuencia del continente.

La perfumería en España, al igual que en muchos otros países, ha evolucionado a lo largo de los siglos, sobre todo en el último siglo. En el año 2007, se fundó la Academia del Perfume en España, una asociación sin ánimo de lucro que busca fomentar y difundir los conocimientos del mundo del perfume a la población para que sean conocedores de un producto, que va más allá de ser únicamente eso, y que es un complemento más en la vida diaria de miles y miles de personas, lo que convierte a la perfumería en un sector de gran relevancia a nivel nacional.


Francia como centro histórico de la perfumería



Francia es un país con una larga tradición del perfume. La historia del perfume en Francia viene desde muchos siglos atrás, siendo en el siglo XII cuando ya se habla y se da reconocimiento a la profesión de perfumista. Aunque fue en el siglo XVI, durante el reinado de Luís XV, el punto donde el país francés fue considerado el centro de la perfumería en el mapa internacional.

En concreto, el reinado de Luís XV fue considerado como la época monárquica de la ‘corte perfumada’, puesto que el dicho rey era todo un entusiasta de las fragancias, hasta tal punto que tanto por su palacio como de costumbre en las fiestas de la ciudad parisina, promovía rociar a las palomas de fragancias y soltarlas después para que éstas desprendiesen los aromas por las calles parisinas.

A día de hoy, Francia continúa con la etiqueta del territorio de la perfumería. En concreto, la ciudad de París cuenta con muchas de las grandes marcas del perfume, como son Chanel, Christian Dior o Yves Saint Lauren. No obstante, la ciudad de Grasse, ha sido desde los inicios de ésta trayectoria, el lugar que hizo posible que el país ostente el honor como centro neurálgico de la perfumería. Esto se debe, entre otros factores, a la capacidad climatológica que le permite a la ciudad el cultivo de algunos de los ingredientes más demandados e importantes (como el jazmín o nardos) para la creación de las fragancias, y donde los puntos de fabricación e industrias fueron fundadas para la elaboración de los aromas.

Aunque en un inicio los perfumes eran un lujo que solo la corte podía permitirse, con el paso del tiempo su uso fue extendiéndose a las clases medias y posteriormente a las clases bajas, hasta convertirse a día de hoy en un elemento básico y diario de cualquier persona.


El antes y el después de la historia del perfume en la Edad Media



En el siglo XII, concretamente en Francia, se reconoce por primera vez en Occidente la profesión de perfumista. Se realizaban estudios y aprendizajes de todo tipo durante más o menos cuatro años y después pasabas a ser perfumista profesional. La historia del perfume en la Edad Media marcó un antes y un después en la historia del perfume de Occidente.

Un poco después, en el siglo XIV, la reina Isabel de Hungría sufría de problemas de salud, padecía de dolencias reumáticas. La medicación que se le sirvió fue una pócima de un alquimista. Dicho elixir portaba fue el primero con una base de alcohol y cuyos ingredientes principales eran la flor de romero y el aguardiente. Además constaba de un agradable olor rejuvenecedor. La sorprendente curación de la reina de Hungría provocó la popularidad del perfume que, incluso a día de hoy, algunos perfumes llevan su denominación ‘Agua de Hungría’.


Las novedades del perfume en el Renacimiento



La época del Renacimiento, siglos XV y XVI, queda marcada por el resurgimiento de la cultura griega y romana, siendo Florencia la inspiración europea del movimiento. En la historia del perfume en el Renacimiento, Francia e Italia se convierten en las ciudades más influyentes en occidente. Venecia se convierte en tendencia en la moda, perfumando ciertas prendas y accesorios.

Uno de los factores de importancia del Renacimiento es la apertura de nuevas rutas marítimas, por las cuales, y gracias a la invención de la imprenta también, la difusión de nuevos ingredientes, recetas y composiciones de fragancias y de estilos de moda hacen posible el fomento del uso del perfume.

Cada vez hay un mayor número de perfumistas y mejor cualificados. La calidad de los ingredientes y las novedades de otros nuevos es todo un lujo para la época. La mejora de las técnicas como las del enflorado o el alambique permiten una perfección a la hora de crear mejor que nunca hasta el momento.

La población europea solía utilizar sus perfumes para disimular los malos olores. De costumbre se utilizaban para los guantes de piel y los cinturones u otros accesorios. Grasse, una ciudad francesa, se convirtió en un lugar de éxito, pues allí se creaban los mejores guantes de piel de la mejor calidad, por la materia prima del territorio que allí se encontraba. Era la ciudad ideal para muchos perfumistas.


Los Avances en la Historia del Perfume durante el Barroco



Durante los siglos XVII y XVIII en Francia, en concreto en Versalles y las cortes francesas, el perfume continúa su triunfo. El resto de Europa se ve influenciada por su moda. En Francia, se vuelve costumbre (y de todo un lujo) perfumarse cada día con un perfume diferente. Se viralizó la costumbre de perfumar a las palomas durante las fiestas, para que éstas desprendieran las fragancias.

La ciudad de Grasse continuó como lugar de excelencia para dedicarse a la profesión de perfumista o guantero. La industrialización de la ciudad la llevó a convertirse en todo un éxito para la época. Los avances en las técnicas de extracción y destilación o en el grado de pureza del alcohol para la creación de perfumes más delicados y sofisticados, así como la aparición de las primeras clasificaciones detalladas de las propiedades de los aromas y sus olores por parte de los botanistas y el estudio desarrollado de las ciencias naturales, permitió que las novedades y la tendencia del uso del perfume permanecer en pleno auge constante. Cabe mencionar la importancia de la ciudad de Montpellier como competencia de Grasse en cuanto al cultivo de algunas hierbas medicinales.

La historia del perfume en el Barroco no termina aquí. A principios del siglo XVIII, la famosa Eau de Cologne viene de la creación del alemán Jean-Marie Farina. El nombre del perfume es en honor a su ciudad natal (Colonia), y su creación vino inspirada por una producción de perfume parecida durante la Edad Media en los monasterios italianos. La Agua de Colonia, o ‘Aguas de Colonia’ (término genérico que surgió posteriormente), se convirtió en la fragancia favorita de la alta sociedad europea.

Paralelamente, en Oriente la calidad de la perfumería también se ve en auge. Utilizan las hojas secas protectoras del patchouli para envolver las telas de seda, desprendiendo su olor sobre éstas, un toque que es valorado como sinónimo de calidad.


La historia del perfume y su evolución

Hasta lo que ya sabemos, el perfume siempre ha estado compuesto por ingredientes naturales. A través de técnicas de extracción,de destilación u otras técnicas que permitían llevar a cabo la fabricación de perfumes (naturales hasta el momento).

No obstante, en el siglo XIX, la historia del perfume y su evolución da un paso de gigante hacia delante. De la mano del perfumista francés Paul Parquet, llega en 1882 la nueva fragancia ‘Fougère Royale’, un perfume que renombró al perfumista como el pionero de los perfumes a través del uso de productos sintéticos. Al perfume se le introdujo la ‘cumarina’, una molécula sintética, una molécula la cual fue hallada en las Habas Tonka y en el aceite esencial de la Lavanda.

A partir de entonces, la perfumería comienza a crear multitud de productos sintéticos para fabricar nuevas fragancias y con todo tipo de olores, parecidos y no parecidos.


¿Cuándo se inicia la perfumería moderna?

La perfumería moderna se inicia en 1820, década en la que Pascal Guerlain crea su propia compañía con su nombre y que a día de hoy continúa siendo una de las marcas más reconocidas a nivel internacional. Su nieto, Jacques Guerlain, fue el creador original de ‘Chypre’ y ‘Chypre París’, pero cuya acreditación es otorgada al francés François Coty, quién le dio un una estructura y una definición que llevó a la fragancia hasta lo más alto, convirtiéndola incluso en una familia olfativa.

François Coty, fue un político y perfumista francés. Estudió para la profesión de perfumista en la famosa ciudad de Grasse durante cuatro años. Regresó a París, donde abrió su propio laboratorio y desde el cuál lanzó al mercado su primera creación, la ya mencionada fragancia ‘Chypre’, en 1917, llevándolo al éxito total y convirtiéndose en el perfumista más aclamado del momento.

A partir de entonces, la perfumería moderna continúa, con cambios constantes y una evolución que marcará cada década del siglo XX.


Los perfumes del siglo XX y principios del XXI



Como acabamos de mencionar, cada década del siglo XX queda marcada por nuevos perfumes y nuevas tendencias. Algunos de estos perfumes por décadas que han hecho historia en el mundo de la perfumería, todavía siguen a día de hoy.

Un ejemplo de ello es Chanel Nº5, un perfume que se lanza a principios de los años 20, creado por Ernest Beaux para Coco. En ésta década, se da lugar a la mujer alocada, una mujer que busca un perfume con un frescor llamativo e intenso. Un perfume con aldehído. Algo con lo que cumple con requisitos de sobra el perfume Chanel Nº5, incluso cuyo frasco original continúa en vigor a día de hoy.

En la próxima década, la de los 30, vemos como la moda y el perfume van de la mano. Este movimiento surge a raíz del perfume New Look, creación producida por Christian Dior. Cada moda y cada vestimenta van unidas a un perfume que los hace únicos y diferenciados. Las fragancias con olor a cuero y florales se convierten en las mejores acompañantes.

Los perfumes por época de los años continúan con una evolución y un incremento de creaciones sin freno y sin precedentes. Perfumes que surgirán para acompañar a las nuevas tendencias y otros que la crearán. Por cada época que vaya pasando veremos como los perfumes de los años van adaptándose a toda la sociedad por igual, sin importar las clases.



Perfumes en los años 50

Desde finales de la década de los 40 y pasando por la década de los 50, la perfumería francesa sigue reinando en el mundo de las fragancias. Sin embargo, la perfumería americana remonta y avanza a un nivel hasta alcanzar las nuevas modas que se traen en la época. Los grandes estilistas y las grandes marcas comienzan a lanzar su propio perfume. Algunos de estos nombres de perfumes son las famosas marcas de Nina Ricci, Patou o Chanel y Miss Dior continuando con su tendencia. Los perfumes de los años 50 destacan por sus olores florales. Además, tienen su nacimiento las ‘eaux de toilette’ masculinas y el comienzo de estas fragancias para los hombres.


Perfumes en los años 60

Los años 60 se ven marcados por la etapa de inicio de la masa de consumo. Existe una notoriedad de la clase media y por tanto un aumento del consumo de bienes y de una mayor demanda de productos por parte de la sociedad. En el mundo de la perfumería, las aguas frescas son la tendencia, tanto en mujeres como hombres, así como las fragancias con aromas de lavanda y vetiver, sobre todo para los hombres. Se crean nuevas marcas, algunas de ellas con un lujo, provocando la separación de la clase media y alta. Algunas de las marcas que iniciaron su reconocimiento con los perfumes de los años 60 fueron Paco Rabanne, la Madame Rochas de Rochas, Yves Saint Laurent o Cacharel.


Perfumes en los años 70

Los perfumes de los años 70 son perfumes estudiados. Es decir, los perfumistas y empresarios analizan a partir de este momento las necesidades, gustos y preferencias de los consumidores. Estudian el mercado, uno que viene marcado por grandes demandas por parte del comportamiento de los consumidores. Los perfumes para mujer se definen por la provocación y el romanticismo, por la sofisticación y la naturalidad. A la vez, las ‘eaux de toilette’ experimentan su apogeo en el mundo de la masculinidad, aplicándolo como una parte más del aseo personal y no solo por el mero hecho de perfumarse para oler bien en situaciones concretas.

Los perfumes de la década de los 70 han encontrado satisfacer y adaptarse a las reivindicaciones de las mujeres que pedían su distinción y la normalizar el uso cotidiano y de aseo de la masculinidad. Y donde cabe destacar que las tendencias perfumistas ya no solo vienen emanadas por los franceses, sino que los americanos ya empiezan a influir con sus modas.


Perfumes en los años 80

Con los perfumes de los años 80 se consigue alcanzar que el perfume no sea un producto de lujo y su uso sea diario. Se consigue que sea un accesorio más de nuestro bienestar diario. En la misma década, se producen muchos cambios en los gustos olfativos. En un principio, las fragancias intensas son lo que se llevaba, sobre todo por la demanda de los deportistas y del hombre americano de clase media-alta, así como la mujer que busca dejar huella y marcar terreno con las fragancias fuertes.

Sin embargo, de forma casi se podría decir radical, se ofrecen perfumes juveniles, que recuerdan a años atrás, con olores a vainilla o a caramelo. Se buscan olores suaves que sean compatibles con la naturaleza, con el mar y sus suaves brisas. Además, se rompen por primera vez los estigmas del género, tras el lanzamiento de famoso perfume CK One, siendo el primero en ser unisex.


Perfumes en los años 90

Los perfumes de la década de los 90 pusieron en alza los perfumes unisex. Era lo más esperado en el mercado. Las fragancias que más se demandaban eran de la familia olfativa floral, dulce o afrutado. El ejemplo perfecto del perfume de los años 90 es ‘Angel’, de las manos del creador Thierry Mugler, un perfume de aroma oriental y dulce, donde la vainilla, el caramelo y su carácter seductor son los protagonistas.


Perfumes en los 2000

Se avecina, no solo un cambio de década, sino un cambio de siglo. Comienzan los perfumes del año 2000. Perfumes que destacan por su creatividad explosiva y por su gran variedad. Conforme pasan los años de este nuevo siglo va en aumento la gran diversidad de perfumes con distintas fragancias que se demandan. Algunos buscan más intensos, otros más suaves, otros más amaderados y otros florales. Las técnicas para descubrir nuevos aromas no deja de sorprender. Existen multitud de aromas que se pueden extraer, como una fuente inagotable de olores.

La sostenibilidad por fin parece estar a la orden del día, y este ámbito por supuesto tiene cabida en el mundo de los perfumes. Tanto el envase como su interior, de cada vez más perfumes, ya son fabricados y producidos de manera sostenible.

La publicidad y los anuncios de los nuevos perfumes se asemejan a trailers de películas a punto de estrenarse y bordarlo. Se trata de todo un éxito publicitario en la mayoría de los casos. Además, muchos famosos y celebridades sacan su propio perfume o son embajadores de alguna marca destacada. Sin embargo, muchos perfumes vuelven a no estar al alcance de todos por sus altos precios. No obstante, han surgido algunas empresas dedicadas a ofrecer perfumes de imitación o de equivalencia, como Perfumarte, una empresa de calidad con un objetivo principal: acercar la perfumería de calidad a un precio justo para todos.

Publicado en: Perfumes
Cerca
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Menú

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse